Descubriendo la Catedral de Granada

Granada se conoce principalmente por su historia y su arquitectura de origen árabe (hoy en día representada principalmente por la Alhambra y el barrio de Albaicín). Pero también tienen gran importancia los monumentos renacentistas que empezaron a construirse después de la toma de la ciudad en 1505 por los Reyes Católicos. Estos monumentos marcan el momento de un cambio cultural y político histórico: el fin de la Granada musulmana.

Un ejemplo de ello es la Catedral de Granada, que fue construida sobre la Mezquita Mayor de la ciudad, una vez que fue tomada por Isabel la Católica a principios del siglo XVI. El estilo de construcción empezó siendo el característico de la época, el estilo gótico, pero a medida que pasaron los años y con los cambios de dirección, pasó a ser de estilo renacentista.

La Catedral de Granada, junto a la Capilla Real, la Lonja y la Iglesia del Sagrario, forman uno de los conjuntos monumentales más importantes de la ciudad. Si realizáis la visita a la Alhambra y después a la Catedral, podréis conocer las dos realidades tan dispares que caracterizan la historia de Granada: la cultura musulmana y la cristiana.

 

Imagen de wikipedia.org

La Capilla Real de Granada

Junto a la Catedral de Granada podréis visitar, en la Capilla Real, las tumbas de Los Reyes Católicos, su hija Juana la Loca y su esposo, Felipe el Hermoso. Los mismos Reyes Católicos fueron los que decidieron construirla con la finalidad de permanecer en ella para siempre y hoy en día es uno de los lugares turísticos más importantes de la ciudad.

 

Horarios y precios de las visitas:

De lunes a sábado: de 10:30 h a 18:30 h

Domingos y festivos: 14:30 h a 17:30 h

Entrada general individual o de grupos: 5 euros (audioguía incluida)
Estudiantes: 3,5 euros
Menores de 12 años y personas con capacidades diferentes: entrada gratuita

Cómo pasar un verano lleno de actividades en Sierra Nevada

Granada es una ciudad tan maravillosa que se puede disfrutar en todas las épocas del año. Si el visitante elige el verano se encontrará una ciudad preparada para el disfrute: música, cine al aire libre, piscinas y parques acuáticos, escuelas para aprender flamenco etc., son algunas de las actividades que se han programado para este verano.

También se puede visitar Sierra Nevada en verano ¿quién dijo que con el fin de la nieve se acababa lo divertido? Para los niños hay unos fantásticos campamentos de inglés para que aprendan en plena naturaleza. La diversión está asegurada en el Centro de Atracciones Área Mirlo Blanco: trineo ruso, kart sin motor, bici slalom, tiro con arco, roscos hinchables y demás actividades para que toda la familia disfrute a lo grande. Aquí tienes la programación completa y reservas.

verano Sierra Nevada

Para los adultos se han preparado rutas a través del sendero Sulayr que atraviesa toda Sierra Nevada. Este recorrido está pensado para ser realizado en varios días, aunque hay rutas más cortas. Se recomienda visitar el Centro de Visitantes El Dornajo donde se podrán obtener mapas y más información.

Sierra Nevada ofrece también competiciones deportivas nacionales e internacionales como el VI Triatlón Sierra Nevada y el VII Mountain Festival. El día 4 de agosto se celebran las Fiestas de la Virgen de las Nieves, patrona deSierra Nevada.

Dentro de la gran oferta de ocio que ofrece la ciudad de Granada destacamos elVerano Cultural en la Alhambra que incluye visitas guiadas a los principales enclaves, actividades educativas para niños, así como el Festival Internacional de Música y Danza de Granada y el espectáculo Lorca y Granada en los Jardines del Generalife. Las entradas se pueden adquirir aquí.

Para empaparse del embrujo del Sacromonte los conciertos al aire libre Romance de Agua y Piedra, son imprescindibles.

¡Ven a Granada este verano! ¡Nunca la olvidarás!

Cuatro rincones imprescindibles de la Alhambra de Granada

Una visita a la ciudad de Granada se recuerda de por vida. Es una experiencia mágica que debe ser vivida y saboreada al máximo, al menos una vez en la vida. Toda la ciudad rezuma encanto, pero es imposible separar Granada de su Alhambra, el “castillo rojo”, llamado así por el tono que adquieren sus piedras bajo la luz del sol. También se dice que la construcción de la Alhambra se hizo por la noche bajo la luz de las antorchas.

Alhambra de Granada

Imagen de Wikipedia.org

Qué tesoros puedes apreciar en La Alhambra

Construida sobre la colina de La Sabika, La Alhambra es varias cosas distintas pero todas ellas en armonía: fortín, palacio y ciudad. Su situación estratégica permite contemplar desde ella tanto el cercano barrio del Albaicín como Sierra Nevada.

La Alcazaba es la parte fortificada y en ella destaca la torre de la Vela. Los palacios nazaríes nos muestran el esplendor de una cultura y una forma de vivir exquisitas. Uno de los más famosos es el palacio de Comares junto con el patio de los Arrayanes, cuyas columnas labradas se reflejan en el agua del estanque.

De ahí podemos pasar al famoso Patio de los Leones, donde con el sentido estético y a la vez funcional de Mohamed V, admirarás la sala de los Abencerrajes y la sala de las Dos Hermanas.

El Palacio de Carlos V, para algunos, desentona en el conjunto, pero pensemos que fue construido para la noche de bodas del emperador con Isabel de Portugal…

Visita los hermosos jardines del Generalife, un placer para la vista y el olfato. Un lugar donde puedes dejar volar la imaginación entre historias secretas de amor.

Desde el Albaicín, nadie queda impasible ante la formidable silueta de la Alhambra, uno de cuyos ejes es la torre de Comares, testigo de leyendas mezcladas de realidad.

Compra tus tickets con antelación aquí y disfruta del embrujo de la Alhambra

Banderas azules en las playas de Granada

La bandera azul es el distintivo más importante que se otorga actualmente en España. Se concede este premio analizando la seguridad que se proporciona a pie de playa, la calidad del agua, la protección del medioambiente y los servicios que se prestan. Granada, provincia mundialmente conocida por la Alhambra, puede presumir de poseer tres playas con este distintivo de calidad excepcional. Son las playas Granada, Calahonda y Carchuna. Las tres están situadas en la turística localidad de Motril.

Playa Granada tiene una extensión aproximada de un kilómetro y medio. Además, dispone de unos veinte metros de ancho para que la disfrutes. En verano es una playa muy animada. Es muy popular por su calidad. No posee paseo marítimo, pero es perfecta para que pasees a lo largo de su orilla. Normalmente, no tiene un oleaje alto, por lo que te resultará muy cómoda. El entorno invita a entrar dentro del agua. La arena de esta playa es fina, por lo que te resultará muy agradable de pisar.

Otra de las playas de la Costa Tropical con bandera azul es la Calahonda. Tiene una longitud algo inferior a la anterior, pero es el doble de ancha. También es una playa urbana muy frecuentada en cuanto las temperaturas comienzan a subir. En este caso, sí existe un paseo marítimo para que puedas pasear, con gran afluencia de personas. Además, es una playa donde puedes practicar submarinismo. Aunque no lo hayas practicado nunca, puedes animarte a ello.

La playa de Carchuna es la más extensa de todas. Tiene tres kilómetros de largo y cuarenta metros de ancho. Aunque no es una playa solitaria, en esta playa encontrarás menos gente que en las otras dos. No tiene paseo marítimo y la arena tiene grava, pero su extensión y la ausencia de masificación hacen de ella una playa magnífica para pasar el día confortablemente.

Cualquiera de ellas es perfecta para pasar un día de playa en la Costa Tropical de Granada, a menos de una hora de la capital.

Los mejores parques de Granada

Los parques de Granada constituyen uno de los principales atractivos de esta ciudad. Si tienes el placer de pisar suelo granadino, no puedes perder la ocasión de pasear por estos inigualables conjuntos que recogen la magia multicultural e histórica del lugar. A continuación vamos a recomendarte los mejores y más famosos para que no pierdas ocasión de visitarlos.

Sin duda, el principal reclamo de la ciudad reside en los famosos Jardines de la Alhambra, un enclave colorido, magnético y con un enorme valor cultural por el que perderse a hacer fotografías y conocer el legado de Al-Andalus. Aprovecha para pasear por el histórico barrio del Albaicín, contemplar las hermosas vistas y recorrer sus calles emblemáticas.

Por otra parte, te recomendamos visitar los jardines de los diferentes cármenes de Granada, como los Jardines del Carmen de Quinta Alegre, con una superficie de más de 10.000 metros cuadrados o los Jardines del Carmen de los Mártires, que destaca por combinar el estilo francés, inglés y andaluz para su estructura y ornamentación.

Si eres un apasionado de las flores, plantas y árboles, puedes acudir a la Facultad de Derecho de la Universidad de Granada para pasear por el Jardín Botánico, una joya que data del siglo XVIII. En los Jardines del Hospital Real también abundan numerosas especies botánicas como palmeras, pinos, sauces o chopos.

Por último, deberías pisar los Jardines del Campo del Príncipe, otro de los parques de Granada con mayor tradición a sus espaldas, puesto que en las fiestas de Semana Santa los granadinos acuden en Viernes Santo para solicitar sus tres peticiones al Cristo de los Favores.

Los parques de Granada respiran tradición, cultura, diversidad y belleza, siendo uno de los principales reclamos y motivos para no dejar de visitar la ciudad. Piérdete entre su naturaleza y contágiate de su magia.

Carlos V y la Alhambra

Poco después de contraer matrimonio con Isabel de Portugal, Carlos V se traslada a Granada fijando su residencia en el alcázar de la Alhambra. Tras varios meses habitando el lugar, la pareja queda completamente prendada de la belleza del edificio y resuelve ordenar la construcción de un nuevo palacio que le pueda servir de residencia permanente al joven rey y emperador. La Alhambra de Granada ya se había utilizado anteriormente como residencia temporal de Isabel de Castilla y Fernando de Aragón, los Reyes Católicos, pero fue su nieto quién decidió que tan noble edificio merecía contar con unos aposentos dignos de su rango. Así, en 1927 comienzan las obras del que sería conocido como Palacio de Carlos V.

El encargado de llevar a cabo este importante encargo fue Pedro Machuca, un pintor toledano formado en Italia que supo adaptarse a las exigencias propias de este gran proyecto arquitectónico. Los preceptos de Carlos V fueron claros: el nuevo palacio debía reflejar la grandeza de su persona y hacer honor al entorno en el que se ubicaba. De esta manera, Machuca proyectó un suntuoso edificio en estilo manierista, una vertiente del arte renacentista que en ese momento comenzaba a despuntar en Italia.

 

Imagen de eurpaenfotos.com

El resultado fue un moderno edificio que se situó a la vanguardia constructiva de aquel entonces. Su planta era cuadrada y quedaba ordenada en dos alturas de estilos diferenciados: toscano en la inferior y jónico en la superior. La gran novedad residía en su patio interior circular, una gran estructura que articulaba el edificio y que todavía hoy en día es uno de sus rasgos más significativos. La construcción de este patio, no obstante, fue llevada a cabo por Luis, hijo de Pedro Machuca tras el fallecimiento de este en 1550.

En la actualidad, el Palacio de Carlos V es todavía uno de los edificios más importantes de Granada y de la Alhambra.

El primer monarca nazarí, Muhammed Ibn Nasr

La biografía de Muhammed Ibn Nasr representa una parte fundamental de la historia de Granada, mundialmente conocida por la Alhambra y el Albaicín. De hecho, se convertirá en el primer rey de esta ciudad. Seguro que te suena su nombre.

Vale la pena que repasemos los antecedentes que explican su llegada al trono. Nos remontamos al declive de los almohades y a los terceros reinos de taifas, en los inicios del siglo XIII. En estos tiempos Ibn Hud, al mando de la Taifa de Murcia, era el gobernante con mayor poder territorial. Sin embargo, Muhammed Ibn Nasr, debido a sus conquistas y las incursiones cristianas, logró expandirse por zonas de este poderoso soberano. Su bastión será la Taifa de Arjona, origen del reino nazarí.

Una vez que Ibn Hud pierde Córdoba ante las tropas del rey castellano Fernando III, su vasallaje viene acompañado de unos impuestos que, como te imaginarás, soliviantaron a la población. Es entonces cuando Muhammed Ibn Nasr es proclamado rey (1238), tomando como divisa de su dinastía  “no hay otro vencedor que Alá”.

Pese a las tomas de Granada, Málaga y Almería, Muhammed I tendrá problemas para mantener las fronteras del Reino de Granada, debido a la presión de las huestes de Fernando III. La pérdida de áreas de su territorio permitió a Muhammed I afianzar su poder en Granada, bajo vasallaje a Fernando III, durante algunos años.

Esta inestabilidad aumentó también con algunas fallidas campañas militares y los pactos con los benimerines. La creciente debilidad del reinado de Muhammed I supuso un estímulo para la conquista de Granada por parte de Alfonso X.

Muhammed I fallece, tras caer de un caballo, en 1273. Le sucederá su hijo, que reinará con el nombre de Muhammed II. Entre los hitos de Muhammed I, destacaríamos la construcción de la parte palaciega de la Alhambra.

Washington Irving y Granada

La Alhambra de Granada es uno de los monumento más visitados del mundo, no en vano fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1984. El embrujo de Granada y su Albaicín no puede dejarnos indiferentes.

Precisamente esto fue lo que debió sentir el escritor romántico del siglo XIX Washington Irving, quien se enamoró de España y, sobre todo, de la Alhambra de Granada. En 2009 se cumplieron 150 años del viaje que cambió la vida de este escritor americano. En 1829, Irving fue desde Sevilla a Granada y revivió el esplendor de la cultura hispano-musulmana. Su ruta recorría doscientos cincuenta kilómetros, durante los cuales el olor a azahar lo embriagó y los paisajes sublimes le hicieron amar estas tierras. Este romántico viaje le llevó entre la campiña y la vega, recorriendo las dos capitales más importantes de Andalucía.

Imagen: wikipedia.org

Al llegar a Granada vivió durante tres meses en el palacio de Boabdil y tras esta estancia escribió el libro que lo encumbró, que recogía las leyendas de los habitantes granadinos. Fue el resultado de una dura investigación, pero quedó prendado de las historias del palacio rojizo, atraí­do por la curiosidad y el misterio del lugar en el que se habí­an enfrentado moros y cristianos.

De este amor por la Alhambra surgió el maravilloso libro “Cuentos de la Alhambra“. Gracias a esta obra el monumento recuperó su antiguo esplendor, ya que estuvo abandonado durante mucho tiempo y por fin empezó a ser reconocido mundialmente.

La belleza de la Alhambra no se basa únicamente en su espléndida arquitectura, sino también en la decoración suntuosa y en sus múltiples jardines y fuentes. Su situación privilegiada nos muestra las vistas más impresionantes de Granada, de su barrio más conocido (el Albaicín) y de Sierra Nevada. No es de extrañar que el escritor, como tantas otras personas, quedara prendado de su encantadora belleza.

Granada en Navidad

Cualquier época del año es ideal para pasarse por Granada, pero visitar la ciudad de la Alhambra en Navidad es algo especial. Las calles se engalanan, invadidas por un espíritu navideño que se nota en todas las esquinas de una de las joyas de Andalucía, los granadinos se vuelcan con las fiestas y la imagen de una Sierra Nevada cubierta por un manto blanco en el horizonte conforman una estampa navideña única.

Si hay un elemento típicamente navideño es el belén y Granada cuenta con su propio concurso. Hasta el 6 de enero se pueden visitar en diferentes puntos de la ciudad, pero si hay que escoger nos quedamos con el del Museo de San Juan de Dios (Casa de los Pisa, cerca de Plaza Nueva), el de la Catedral o el del Ayuntamiento. Y si lo que quieres son figuritas para tu belén, no te pierdas los mercadillos navideños de la Plaza Bib-Rambla y la Puerta Real.

Para celebrar la Nochevieja por todo lo alto, nada como acercarse hasta la puerta del Ayuntamiento y esperar a que el reloj dé las 12h. Tras las campanadas y las 12 uvas, el propio consistorio organiza una gran fiesta para celebrar la llegada del año nuevo en la Plaza del Carmen. Por supuesto, antes de las 12h se reparten las bolsas con el típico cotillón, y en la fiesta no faltan la música en vivo, los fuegos artificiales, la luz y el color.

Acabamos con la tradicional cabalgata del 5 de enero. Melchor, Gaspar y Baltasar empiezan su recorrido por Granada a las 17:30h, desde el Centro Cultural Gran Capitán. Los Reyes Magos pasan por los lugares más emblemáticos de la ciudad para acabar en la Plaza del Carmen. Por el camino repartirán regalos a grandes y pequeños antes de visitar sus casas por la noche, dando por finalizada una de las épocas más mágicas del año.

¡Felices Fiestas a todos nuestros amigos y clientes!

¡Que en el 2016 se cumplan todos vuestros deseos!

Gastronomía de invierno en Granada

Visitar Granada es una experiencia única, porque, además de poder disfrutar de la magnífica Alhambra, de las hermosas vistas del Albaicín o de la sierra, Granada posee una gastronomía única, que dota a esta provincia de una identidad propia.

El invierno es en esta tierra muy duro y frío; por este motivo Granada posee infinidad de platos contundentes, concebidos para ayudar a pasar las bajas temperaturas de la temporada invernal. Cada pueblo tiene una historia escrita en su gastronomía, con dos características básicas en sus recetas: tradición y buen hacer.

Uno de los pucheros más reconocidos en esta tierra es la olla de San Antón, un plato bien contundente con unos ingredientes de primera, como son las habas secas, la morcilla, el arroz, oreja, espinazo, careta, magro de jamón y otras partes del cerdo. Un manjar para el paladar y para el cuerpo.

Otra receta típica que disfrutaremos en invierno son las habas verdes a la granadina. Este plato es un guiso de verduras que se acompaña de jamón, materia prima inigualable en nuestras tierras, y de huevos. La lista de pucheros es extensa y cualquier receta estará para chuparse los dedos. El potaje de castañas, el puchero de hinojos o el gazpacho de habas secas son opciones estupendas para degustar la tradición granadina.

Para entrar en calor, son muy típicas las sopas, como la sopa de almendras, la sopa de maimones o la sopa de pimentón. Cualquiera de ellas es un entrante estupendo, pues son todas igual de sabrosas.

Las mejores carnes se utilizan para recetas magníficas y difíciles de olvidar, como puede ser el choto frito con ajos o los guisos de cordero segureño.

Opciones para todos los gustos y experiencias inolvidables son las que viviremos en Granada. Se nos quedará grabado para siempre en nuestros recuerdos y en nuestros paladares.