Madrid Fusión: un escaparate gastronómico

Madrid se ha convertido esta semana en la cocina transparente desde la que exhibir todo aquello que se cuece en la restauración. Se llama Madrid Fusión, atraviesa su momento más dulce tras doce ediciones y viene a ser a la exposición mediática lo que la Alhambra a Granada en términos de turismo.

La Cumbre Internacional de Gastronomía ha vuelto a colocar encima de la mesa todos los ingredientes necesarios para convertir a este apasionante mundo en una olla a presión de ideas, propuestas, novedades, retos y preguntas.

Resulta complicado resumir tres intensas jornadas de trabajo en un post. Por eso, las cifras nos ayudan a hacer una valoración gráfica de lo que significa un evento de esta magnitud para un sector, el de la gastronomía, que se consolida en continente y contenido como una de las grandes esperanzas de la #marcaEspaña en cuanto a proyección internacional y motor de arranque para la economía.

Imagen de la pasarela gastronómica de trabajo de Madrid Fusión 2014

 

Madrid Fusión 2014 ha reunido a una media de 3.500 asistentes diarios, que a juzgar por los cien euros de promedio como precio de entrada, denota un elevado interés y exigencia del público por sacarle el máximo jugo a esta pasarela de nombres y rostros conocidos. Más de 750 periodistas especializados, 57 ponentes internacionales procedentes de 15 países, un centenar de chefs de prestigio, 2.500 reservas hoteleras o 400 restaurantes en el contexto de Gastrofestival, son sólo algunos de los números que acreditan el éxito de una cumbre en la que los talleres, los showcooking, las catas o las exhibiciones de producto sazonan un programa que ha hecho salivar de gusto a profesionales, aficionados, empresarios y blogueros.

Pero si hay algo que ha hecho que el sabor y el aroma de Madrid Fusión sea este año más intenso ha sido el optimismo y la incipiente alegría que se ha masticado. Al menos, en eso coinciden todos los presentes. O igual es que la pasión de los fogones ha sabido convertir a restaurantes, cocineros y productores en auténticos brotes verdes, nunca mejor dicho. En caldos reponedores para una economía maltrecha, en el complejo vitamínico que refuerce al turismo.

Porque la pasión marida con casi todo a la hora de situar al sector gastronómico como uno de los de mayor proyección de futuro y crecimiento.

Y buenas porciones de pasión, emoción y expectación es lo que han cocinado estos días grandes chefs de la talla de Ángel Léon y sus bocados de luz a base de pescados fluorescentes, o Aduriz -chef de Mugaritz-, que acudió a la cita para presentar un dispositivo que permite retransmitir por el móvil aromas y olores.

Son sólo dos platos de un cartel nutritivo y copioso. Pero abren boca para seguir leyendo resúmenes y conclusiones de uno de los eventos más interesantes a nivel de tendencias para todo propietario de un restaurante. Y esta edición, además, ha sido ineludible en este sentido. Bajo el lema ‘La inspiración está en la calle’, la cumbre se