El Paseo de los Tristes de Granada

El de Los Tristes es uno de los paseos más bellos y agradables que puedes encontrar en la ciudad de Granada. Su ubicación a los pies del Albaicín y paralelo al cauce del río Darro hacen de él un escenario realmente especial para todos aquellos que lo recorren en busca de su tranquilidad, su buen ambiente y su belleza.

Breve historia del paseo

Los orígenes de esta famosa arteria granadina se remontan a comienzos del siglo XVII, cuando la explosión de un taller de pólvora obligó a remodelar el urbanismo de la zona. Aunque su nombre oficial sea Padre Manjón, esta calle es conocida como de Los Tristes debido a que por ella transcurrían los cortejos fúnebres de camino al cementerio. Así, el lugar era aprovechado para despedir a los finados y no tardó en ganarse un sobrenombre popular que, desde luego, nada tiene que ver con su carácter real.

Desde su inauguración en 1609, el paseo de Los Tristes ha sido escenario de fiestas populares entre las que destacaban las famosas corridas de toros y cañas. En estos casos, el cauce del río solía cubrirse con tablas para facilitar la celebración. Además de por su carácter festivo, esta calle fue un destacado espacio de descanso, paseo y recreo hasta que a finales del siglo XIX su popularidad comenzó a verse mermada en beneficio de otras áreas de la ciudad.

Finalmente, y a partir de los años ochenta del siglo XX, el paseo de Los Tristes vuelve a ponerse de moda logrando posicionarse de nuevo como el espacio de recreo y descanso que desde siempre estuvo destinado a ser.

Recorrer esta agradable arteria te dará la oportunidad de disfrutar de algunos elementos interesantes como su fuente, el carmen de los Chapiteles o el hotel Reuma. Desde aquí, además, podrás obtener una de las más curiosas vistas de la Alhambra que ofrece la ciudad de Granada.