Historia de Granada

Granada es, probablemente, una de las ciudades españolas que más presente tiene el gran peso de su historia. Los restos más antiguos que se han excavado en la ciudad datan del siglo VII a.C. En ese momento Granada no era más que un poblado en la margen derecha del río Darro.

Los orígenes de Granada

Tanto los cartagineses como los romanos hicieron suya la ciudad andaluza, aunque fueron los árabes quienes la hicieron grande con la construcción de La Alhambra. Si bien durante los años del califato de Córdoba, Granada era prácticamente un solar abandonado, con la llegada de los Reinos de Taifas, la ciudad del Genil vería llegar sus días de gloria. La zona que primero se ocupó con el renacer de la ciudad fue el barrio que hoy conocemos como Albaicín y es, por tanto, la parte con más historia de la ciudad. Más tarde, la creciente importancia que fue adquiriendo Granada hizo que su población fuera creciendo hasta llegar a lo que es hoy la ciudad.

Granada fue el último reducto árabe que permaneció imbatible en la península. Muchos fueron los reyes cristianos que quisieron hacerse con ella, pero, no fue hasta los tiempos de Isabel la Católica que la ciudad pasó, de nuevo, a manos cristianas. La reconquista de Granada fue la gran obsesión de la monarca que, en 1942, vio cumplidos sus anhelos. Tanto supuso para ella esta victoria que ordenó ser enterrada en aquel lugar que tantos quebraderos de cabeza le había dado. Así, hoy se puede visitar la tumba de los Reyes Católicos en la catedral, así como las de su hija Juana y su marido Felipe el Hermoso.

En la actualidad, Granada sigue conservando los vestigios de toda su historia. Con numerosos monumentos de gran importancia histórica y artística, Granada es, además, una importante ciudad universitaria. La cultura y el conocimiento se respiran en cada rincón.