Descubre Granada en primavera

Visitar Granada siempre es un placer, pero ese placer se multiplica si es primavera. La ciudad en estos meses del año tiene una luz especial y un clima suave que hace los paseos muy agradables.

Nuestra ciudad se muestra amable al que la visita, ofreciéndole un rico patrimonio, un arte que eriza la piel y una gastronomía que atrapa.

Qué ver en Granada

Granada es un reconocido de culturas donde destaca especialmente la Alhambra, obra cumbre del arte nazarí. Perderse por sus estancias recreándose en el minucioso trabajo de los maestros que construyeron y decoraron este palacio, con el sonido de fondo de sus fuentes, es una auténtica delicia.

Otra de las delicias de las que puedes disfrutar en tu viaje a Granada es el tradicional recorrido por el barrio del Albaicín, origen de la ciudad. Por sus estrechas y empinadas calles se respira pasión y arte. En la subida del Sacromonte se pueden encontrar antiguas cuevas que, tras ser casas, se han convertido en los tablaos flamencos del mayor prestigio.

Granada en primavera

En primavera también podrás vivir la Semana Santa granadina y dejarte llevar por las espectaculares procesiones de los gitanos que en su subida al Sacromonte entonan saetas a la luz de las hogueras.

El Albaicín es considerado como el mejor punto para contemplar la perfecta puesta de sol en la ciudad, donde la Alhambra le roba protagonismo al sol. Localiza uno de los numerosos miradores que se encuentran en este mítico barrio y déjate envolver por una luz única que te hará recordar ese maravilloso ocaso.

Si quieres vivir una experiencia absolutamente perfecta, pásate por  nuestro restaurante en uno de los históricos Cármenes del Albaicín y saborea lo mejor de la gastronomía granadina mientras disfrutas de una buena copa de vino frente a uno de los perfiles más representativos de Granada: el de la Alhambra.

Reserva aquí