Un paseo por la historia de Granada

Cuentan las voces populares de Granada que durante las noches de verano aún se escucha llorar a Boabdil, último rey moro, por haber perdido una de las ciudades más hermosas del mundo ¿Te animas a visitarla?

Historia de la Alhambra y el Generalife

De origen árabe, la palabra alhambra significa «fortaleza roja». Recibe este nombre por el color de la arcilla con la que se construyó este monumento.

Debido a su enclave estratégico sobre una colina boscosa a orillas del río Darro, el castillo se erigió originalmente como fortaleza militar. En el siglo XIII, cuando Granada se estableció como capital del reino nazarí, la Alhambra se acondicionó para servir de residencia real para la familia del rey Alhamar. En los siglos posteriores se convirtió en una ciudadela intramuros dividía en varias zonas, que son la Alcazaba militar, los Palacios Nazaríes y las residencias de nobles y plebeyos.

Asimismo, algo más retirado pero también en esa colina, encontramos los Jardines del Generalife, con un diseño laberíntico entre árboles y fuentes de agua corriente. Generalife significa «jardín del arquitecto». Se cree que el arquitecto de la Alhambra construyó este espacio para vivir en él, pero finalmente se usó como espacio de recreo para los sultanes en la época árabe, y como residencia del clero durante el reinado de los Reyes Católicos, quienes levantaron pequeñas iglesias en este espacio.

Bajo el reinado del nieto de Isabel y Fernando se erigió en la Alhambra el Palacio de Carlos V, con forma circular y un estilo claramente diferenciado del resto de palacios.

El Albaicín

En la otra orilla del río Darro encontrarás un barrio característico por sus fachadas blancas llenas de macetas de cerámica granadina. Desde las bellas calles del Albaicín se atisban unas increíbles vistas del monumento estrella de la ciudad. Resulta mágico cenar en el patio de un Carmen contemplando la Alhambra de Granada.