La historia de Aixa, reina de Granada

Desde nuestro restaurante Mirador de Aixa queremos explicarte la historia de la reina de Granada que da nombre a nuestro establecimiento. Una mujer fuerte y temperamental que, como sabes, tuvo un importante papel en la historia de la ciudad.

La historia de Aixa

Conocida como Aixa, Aisha bint Muhammad ibn Al-Ahmar se casó con Muley Hacen, rey de Granada. Con él tuvo tres hijos y entre ellos estaba Boabdil, cuyo nombre es muy probable que te suene, aunque luego lo cambiase por el de Mohammed XI.

Sin embargo, su matrimonio no fue ningún camino de rosas, y es que su marido se enamoró de la esclava cristiana Isabel de Solís, que cambió su nombre por Soraya. La rivalidad entre las dos mujeres estaba servida, pero todo terminó en que Muley Hacen sustituyó públicamente a Aixa por su amada Soraya. El resultado fue que la nueva pareja tuvo hijos, y el distanciamiento de los hijos de Aixa con su padre se hizo inevitable. De hecho, la antigua familia quedó confinada en la Torre de Comares.

Mirador de Aixa

Aixa sobrevivió al que había sido su marido y has de saber que fue la que ayudó a su hijo Boabdil a acceder al trono de Granada, por lo que tuvo un gran papel en la resistencia ante los Reyes Católicos. Su frase más famosa fue:Llora como una mujer lo que no supiste defender como un hombre. Se la dijo a su hijo Boabdil cuando este lloraba contemplando la ciudad después de la toma de Granada.

Esta mujer clave en la historia de nuestra ciudad es la que da nombre a nuestro restaurante, ubicado en un carmen del Albaicín. ¿Lo mejor? Las vistas que tenemos a la Alhambra, que te permitirán no solo maravillarte con la belleza que tiene el monumento más bonito de Granada, sino contemplar una construcción que marcó su porvenir.

Los rincones menos conocidos de Granada

¿Estás pensando en conocer Granada? Si la respuesta es afirmativa, estás escogiendo un lugar increíble para visitar. Seguro que ya conoces los sitios más famosos y emblemáticos como la preciosa Alhambra o el Albaicín, lugares imprescindibles y que te harán enamorarte de la ciudad, pero no solo existe eso dentro de Granada. Vamos a enseñarte lugares más desconocidos.

Lugares con magia en una ciudad con encanto

Todas las ciudades tienen lugares que los turistas no suelen conocer, seguro que después de leer este artículo tus ganas de conocer Granada aumentan.

- El Bañuelo: este edificio está ubicado en una de las calles con más encanto de toda la ciudad. Es de la época musulmana y en 1918 lo declararon Monumento Nacional. Sin duda un sitio muy curioso que merece la pena visitar.

- La Madraza: la primera universidad que tuvo la ciudad fue esta maravilla. Está ubicada al lado de la Mezquita Mayor y de la Alcaicería, hoy en día se utiliza para actividades culturales. La fachada del edificio es digna de admirar.

- La Casa del Chapiz: fue declarada Bien de Interés Cultural y es una construcción muy original. Se trata de dos casas moriscas que datan del siglo XVI. Como curiosidad, desde el año 1932 es la escuela en la que se imparten los Estudios Árabes.

- El jardín de los Mártires: aunque este precioso lugar está dentro de la Alhambra nadie lo tiene en cuenta. Es un rincón genial para relajarse y disfrutar de la naturaleza que hay dentro del monumento.

Los rincones menos conocidos de Granada

Disfruta de unas vistas increíbles de la Alhambra y del Albaicín

Como puedes comprobar, tienes muchos lugares que visitar en Granada. Seguro que estás deseando visitar esta bonita ciudad. Desde nuestro restaurante podrás disfrutar de las mejores vistas de la ciudad a los monumentos más importantes, un recuerdo que no olvidarás.

Lorca y la magia de Granada

El gran poeta, ensayista y escritor granadino Federico García Lorca es uno de los máximos exponentes de la llamada Generación del 27 de la literatura española del siglo XX. Su vida siempre estuvo ligada a su querida Granada, tierra que le vio nacer, crecer y morir. Desde muy temprana edad, demostró su valía en el arte de escribir. Y fueron las tierras que rodean a la majestuosa Alhambra quienes le sirvieron como inspiración.

La etapa de escritor de Lorca y el fin de sus días

Influenciado por los trabajos de Lope de Vega, Valle-Inclán, Azorín o el propio cancionero popular, Lorca escribió sus primeros trabajos, como Impresiones y paisajes, La niña que riega la albahaca o Primer romancero gitano, retratando a las gentes y paisajes que mejor conocía de las tierras granadinas. La Alhambra será su espacio de silencio e intimidad; y esta relación emocional aparecerá una y otra vez en sus poemas.

Lorca en Granada

En 1929 parte hacia Nueva York; viaje que le valió escribir una de sus obras más conocidas, Poeta en Nueva York. Ya de vuelta a España un año después, comprueba con orgullo que algunas de sus obras teatrales estaban siendo representadas en Madrid.

Alentado por estos primeros éxitos, y después de la aparición de la Segunda República, empezó a dirigir la compañía nacional de teatro La Barraca. Y es en este período cuando escribirá sus grandes obras teatrales como Bodas de sangre, Yerma y Doña Rosita la soltera. También entonces, escribió otras obras de fama internacional como Llanto por Ignacio Sánchez Mejías y La Casa de Bernarda Alba, basada en recuerdos de su Granada natal.

La guerra civil española supuso para Lorca el principio del fin debido a que fue arrestado y ejecutado por sus ideales políticos. Sus ideas liberales, sus personajes románticos y su talento mágico fueron fusilados al pie de los olivos de su querida Granada.

La herencia árabe y musulmana en Granada

Si hay una ciudad de la España peninsular en la que la herencia árabe y musulmana pervive en cada esquina, esa es Granada. Su máximo exponente lo encontrarás en la Alhambra, pero si recorres la antigua capital nazarí verás muestras de este pasado en sus barrios, sus gentes y, cómo no, su gastronomía.

El Albaicín es uno de los barrios más emblemáticos de la Granada musulmana. Su mayor esplendor lo vivió en la época nazarí y lo encontrarás al este de la ciudad. En su interior verás numerosos cármenes, las típicas construcciones con una vivienda y un patio o jardín.

La canalización del agua a través de aljibes era una característica que aún se puede ver en el barrio, aunque ya no se utilizan. El Albaicín está catalogado como Patrimonio Mundial por la Unesco porque se considera una extensión del conjunto monumental de la Alhambra y el Generalife.

Delicias de la gastronomía árabe

Precisamente desde el Albaicín tendrás unas vistas perfectas de la Alhambra y encontrarás lugares donde probar algunos de los platos típicos de esa herencia árabe. Una buena forma de descubrir la ciudad es tapeando por sus bares, pero la gastronomía local te ofrece especialidades que debes degustar con calma. El guiso de cordero, las gachas pimentonas o el choto frito son algunas de las exquisiteces que se han conservado a lo largo de los siglos.

La herencia musulmana en Granada

La cocina árabe es muy rica en especias y en sabores muy sazonados, pero también cuenta con una repostería que hará las delicias de los más golosos. De todas formas, no debes perder la ocasión de probar otros platos que no son árabes y que también son muy típicos, como la tortilla del Sacromonte.

Por último, si recorres los barrios de Granada capital o los pueblos de la provincia, verás que los topónimos mantienen ese legado árabe. Una riqueza cultural que se puede admirar, y probar.

Historia de Granada

Granada es, probablemente, una de las ciudades españolas que más presente tiene el gran peso de su historia. Los restos más antiguos que se han excavado en la ciudad datan del siglo VII a.C. En ese momento Granada no era más que un poblado en la margen derecha del río Darro.

Los orígenes de Granada

Tanto los cartagineses como los romanos hicieron suya la ciudad andaluza, aunque fueron los árabes quienes la hicieron grande con la construcción de La Alhambra. Si bien durante los años del califato de Córdoba, Granada era prácticamente un solar abandonado, con la llegada de los Reinos de Taifas, la ciudad del Genil vería llegar sus días de gloria. La zona que primero se ocupó con el renacer de la ciudad fue el barrio que hoy conocemos como Albaicín y es, por tanto, la parte con más historia de la ciudad. Más tarde, la creciente importancia que fue adquiriendo Granada hizo que su población fuera creciendo hasta llegar a lo que es hoy la ciudad.

Granada fue el último reducto árabe que permaneció imbatible en la península. Muchos fueron los reyes cristianos que quisieron hacerse con ella, pero, no fue hasta los tiempos de Isabel la Católica que la ciudad pasó, de nuevo, a manos cristianas. La reconquista de Granada fue la gran obsesión de la monarca que, en 1942, vio cumplidos sus anhelos. Tanto supuso para ella esta victoria que ordenó ser enterrada en aquel lugar que tantos quebraderos de cabeza le había dado. Así, hoy se puede visitar la tumba de los Reyes Católicos en la catedral, así como las de su hija Juana y su marido Felipe el Hermoso.

En la actualidad, Granada sigue conservando los vestigios de toda su historia. Con numerosos monumentos de gran importancia histórica y artística, Granada es, además, una importante ciudad universitaria. La cultura y el conocimiento se respiran en cada rincón.

Isabel la Católica y Granada

Isabel. Una persona adelantada a su época, de fe inquebrantable, obstinada, leal y entregada a sus deberes de esposa y reina. El paso de una mujer así por Granada dejó una huella imborrable en la ciudad.

¿Por qué Granada?

El padre de Isabel ya tenía como meta reconquistar el territorio andalusí pero no pudo cumplir su cometido, que pasó a heredar su hija Isabel al aceptar la corona de Castilla. Ella amplió el objetivo, queriendo eliminar por completo el poder islámico en toda la península.

La conquista de Granada se convirtió en una auténtica obsesión para ella, compartida con su marido Fernando. Se tradujo en el desplazamiento a las afueras de la ciudad durante el asedio y a su posterior mudanza al interior de las murallas de Granada.

Cuando los reyes nazaríes rindieron la ciudad y la entregaron a los Reyes Católicos, Isabel se embarcó en la titánica misión de modelar la ciudad para cristianizarla por completo. De hecho, estableció en ella el primer Cabildo de España en la antigua Madraza, ubicación concreta de ese primer Ayuntamiento. Se inicia la construcción de la catedral de Granada e incluso una capilla destinada a ser futuro panteón familiar.

Pero la Alhambra ya era otro cantar… Cuando accedieron a su interior por vez primera quedaron absolutamente prendados de su belleza y su delicado estilo nazarí. Isabel no pudo destruir aquella obra de arte y se dedicó a cuidarla y restaurarla, modificando tan solo una parte donde instalan un pequeño monasterio franciscano.

En el Albaicín, el barrio más famoso de Granada, Isabel también dejó su huella. Es el barrio que mejor resistió los intentos de cristianización pero Isabel, fiel a su carácter, consiguió instaurar el convento de Santa Isabel la Real en lo que fue un palacio nazarí.

El hecho de que sus cuerpos reposen en la catedral de Granada dice mucho de lo que se significaron mutuamente.

Pionono: un dulce placer andalusí

El pionono es un pastel de raíces andalusíes típico de la provincia de Granada. Elaborado en Santa Fe y creado para rendir homenaje al papa Pío IX, este es hoy uno de los embajadores de excepción de la gastronomía andaluza. Tiene unas dimensiones muy pequeñas, está hecho con bizcocho, canela y crema, y emborrachado en un jarabe dulce y tostado en la superficie. Unos pastelitos ”divinos” que aportan placeres celestiales.

piononos Granada

El pionono, el pastel que nació para homenajear al Pío IX

Cuenta la historia que el pionono fue creado por Ceferino Isla González, un obrador novel que acababa de abrir su propia pastelería en Santa Fe, para homenajear al papa Pío IX (Pío Nono) tras la proclamación del dogma de la Inmaculada Concepción de María. Por este motivo, este dulce tiene una estética que recuerda a la figura del papa: cuerpo cilíndrico, revestido de una canastilla de papel que simula los balandranes que entonces portaban los eclesiásticos sobre la sotana, y superficie de crema tostada superpuesta sobre el cuerpo cilíndrico de bizcocho, que simboliza el solideo o gorro de seda que utilizaban los prelados de la época.

Aunque la historia oficial es esta, parece seguro que el pionono hundió sus raíces en la cultura de Al-Andalus debido a ingredientes como la canela y a que las familias de Santa Fe guardaron celosamente la receta.

Pionono, un dulce celestial con un sabor especial

No cabe duda de que el pionono es más granadino que la propia Alhambra. Y es que visitar Granada y no probar los piononos es como ir y no ver el Patio de los Leones de la Alhambra. Aunque prácticamente todas las cartas de postres de restaurantes los incluyen, te aconsejamos que acudas a pastelerías tradicionales. Buenos ejemplos son la centenaria Casa Isla y La Piononería, especializada es estas pequeñas delicatessen.

Figuras esenciales de Granada: Fray Leopoldo

Granada es una de las ciudades más famosas del mundo por múltiples factores, entre los que destacan su patrimonio histórico, su arte y su aportación a la cultura: la Alhambra, el Albaicín, etc. Pero una tierra también la conforman las personas que viven y vivieron en ellas. Por eso no podríamos entender la ciudad de Granada sin la aportación de Fray Leopoldo hace más de un siglo.

Las claves de su biografía

Aunque nació en la provincia de Málaga en 1864, en 1914 fue trasladado al convento de Granada, donde pasó 42 años de su vida de forma ininterrumpida. La mayor parte de su estancia en tierras granadinas las pasó ejerciendo la función de fraile limosnero, pidiendo donativos en muchas casas en las calles de Granada. De forma progresiva la voz se fue corriendo y su figura comenzó a ser cada vez más popular en la ciudad, de forma que cada vez más personas acudían al “fraile limosnero”, como se lo conocía de forma popular, para pedirle consejo.

En sus más de cuatro décadas destinado en Granada Fray Leopoldo dedicó su vida por entero a los pobres. Siempre llevó una forma de vida austera y sacrificada, ejemplo de miles de personas que veían en su hacer un ejemplo de vida y a las que salvaban sus consejos y mediaciones. Fue en esta ciudad donde llevó a cabo varias curaciones y profecías que incrementaron su fama por todas partes y que le condujeron a ser beatificado el pasado año 2010.

Unos años antes de su muerte había dicho a un padre cuya hija no era capaz de hablar que ésta lo haría el día que el callara del todo. Sólo dos minutos después de que falleciera Fray Leopoldo, este padre supo de la noticia porque su hija, tras una vida sin hablar, habló.

Descubriendo la Catedral de Granada

Granada se conoce principalmente por su historia y su arquitectura de origen árabe (hoy en día representada principalmente por la Alhambra y el barrio de Albaicín). Pero también tienen gran importancia los monumentos renacentistas que empezaron a construirse después de la toma de la ciudad en 1505 por los Reyes Católicos. Estos monumentos marcan el momento de un cambio cultural y político histórico: el fin de la Granada musulmana.

Un ejemplo de ello es la Catedral de Granada, que fue construida sobre la Mezquita Mayor de la ciudad, una vez que fue tomada por Isabel la Católica a principios del siglo XVI. El estilo de construcción empezó siendo el característico de la época, el estilo gótico, pero a medida que pasaron los años y con los cambios de dirección, pasó a ser de estilo renacentista.

La Catedral de Granada, junto a la Capilla Real, la Lonja y la Iglesia del Sagrario, forman uno de los conjuntos monumentales más importantes de la ciudad. Si realizáis la visita a la Alhambra y después a la Catedral, podréis conocer las dos realidades tan dispares que caracterizan la historia de Granada: la cultura musulmana y la cristiana.

 

Imagen de wikipedia.org

La Capilla Real de Granada

Junto a la Catedral de Granada podréis visitar, en la Capilla Real, las tumbas de Los Reyes Católicos, su hija Juana la Loca y su esposo, Felipe el Hermoso. Los mismos Reyes Católicos fueron los que decidieron construirla con la finalidad de permanecer en ella para siempre y hoy en día es uno de los lugares turísticos más importantes de la ciudad.

 

Horarios y precios de las visitas:

De lunes a sábado: de 10:30 h a 18:30 h

Domingos y festivos: 14:30 h a 17:30 h

Entrada general individual o de grupos: 5 euros (audioguía incluida)
Estudiantes: 3,5 euros
Menores de 12 años y personas con capacidades diferentes: entrada gratuita

Cuatro rincones imprescindibles de la Alhambra de Granada

Una visita a la ciudad de Granada se recuerda de por vida. Es una experiencia mágica que debe ser vivida y saboreada al máximo, al menos una vez en la vida. Toda la ciudad rezuma encanto, pero es imposible separar Granada de su Alhambra, el “castillo rojo”, llamado así por el tono que adquieren sus piedras bajo la luz del sol. También se dice que la construcción de la Alhambra se hizo por la noche bajo la luz de las antorchas.

Alhambra de Granada

Imagen de Wikipedia.org

Qué tesoros puedes apreciar en La Alhambra

Construida sobre la colina de La Sabika, La Alhambra es varias cosas distintas pero todas ellas en armonía: fortín, palacio y ciudad. Su situación estratégica permite contemplar desde ella tanto el cercano barrio del Albaicín como Sierra Nevada.

La Alcazaba es la parte fortificada y en ella destaca la torre de la Vela. Los palacios nazaríes nos muestran el esplendor de una cultura y una forma de vivir exquisitas. Uno de los más famosos es el palacio de Comares junto con el patio de los Arrayanes, cuyas columnas labradas se reflejan en el agua del estanque.

De ahí podemos pasar al famoso Patio de los Leones, donde con el sentido estético y a la vez funcional de Mohamed V, admirarás la sala de los Abencerrajes y la sala de las Dos Hermanas.

El Palacio de Carlos V, para algunos, desentona en el conjunto, pero pensemos que fue construido para la noche de bodas del emperador con Isabel de Portugal…

Visita los hermosos jardines del Generalife, un placer para la vista y el olfato. Un lugar donde puedes dejar volar la imaginación entre historias secretas de amor.

Desde el Albaicín, nadie queda impasible ante la formidable silueta de la Alhambra, uno de cuyos ejes es la torre de Comares, testigo de leyendas mezcladas de realidad.

Compra tus tickets con antelación aquí y disfruta del embrujo de la Alhambra