Bodas en otoño en Granada: las claves

¿Estás pensando en casarte en Granada? Si este es el caso, entonces deberías plantearte hacer tu boda en otoño. A pesar de que no es lo más habitual, en realidad celebrar un matrimonio después del verano tiene montones de ventajas que quizás te convenzan. Hoy te traemos algunas de las más importantes:

Ventajas de una boda otoñal en el Albaicín

Para empezar, uno de los beneficios obvios de celebrar un enlace en esta época del año es la facilidad para escoger fecha. Como se casa menos gente, todos los establecimientos y servicios necesarios para llevar tu boda a cabo tendrán mayor disponibilidad. También tus invitados estarán menos ocupados en este momento y ¡seguro que no tendrán otro evento en las mismas fechas!

Bodas en otoño en Granada: las claves

Si vas a celebrar tu boda en un sitio caluroso, como esta ciudad, tanto los novios como los invitados estarán más cómodos si las temperaturas son algo más bajas. Las máximas en julio y agosto pueden complicar la elección del vestuario y apoderarse del protagonismo del día. En cambio, en septiembre y octubre las temperaturas medias crearán un ambiente agradable y no supondrá ningún impedimento para pasarlo bien.

La inmensidad de la Alhambra, un gran aliciente

Pero, sin duda, una de las grandes ventajas de casarse en Granada después del verano es el paisaje. Las tonalidades de la vegetación en otoño y la luz especial de esta época del año hacen que la ciudad esté especialmente bella. Pero no solo la ciudad, sino también sus monumentos: la Alhambra se ve preciosa a la luz difusa de octubre, por eso las vistas desde nuestro restaurante son el fondo perfecto para tu enlace.

Por estos motivos, si tu sueño es casarte en Granada, ¿por qué no hacerlo en otoño? Disfruta de todas las ventajas de esta época del año en el día más especial de tu vida.

Llámanos y consulta fechas y menús. Haz click aquí para contactarnos.

Vuelta al cole en #Granada

Sí, se ha acabo el verano. ¡Ooohhhh! La verdad es que da mucha pena, porque en esta época del año parece que disfrutamos más, especialmente durante esos días extraños y únicos a los que llaman “vacaciones”. Sí amigos y amigas, toca esperar otros doce meses para volver a disfrutar de nuestras vacaciones. Aunque eso no debe haceros pasarlo mal (lo decimos sin ironía).

El mes de septiembre, a pesar de lo anterior, es un mes especial. ¿No os lo creéis? Vamos a daros una serie de razones por las que para nosotros es un mes mágico, y por lo tanto debe ser disfrutado al máximo, haciendo que nuestra vuelta a la “realidad” no sea tan dura.

Razón número uno: Vuelta a la rutina. En el mes de septiembre se acaba el verano. Es así de sencillo. Todo lo que define el verano como época de vacaciones se acaba. Es decir, vuelve la rutina de nuestro día a día, esa que ya casi echamos en falta los últimos días de vacaciones. ¡Queremos volver a la rutina! ¿Tú no? Piénsalo fríamente. ¿De verdad no echabas de meno levantarte y prepararte ese café todas las mañanas?¿Volver al gimnasio o a yoga?¿Ese partido con los amigos todos los martes?¿Y que me dices del club de lectura?¿Y volver al trabajo? Vale…el trabajo no.

Razón número dos: Los niños vuelven al colegio. Los que tenéis hijos pequeños lo vais a entender rápidamente. ¿A que teníais unas ganas locas de que vuestros hijos empezasen el colegio? Estaban aburridos en casa, nerviosos, incluso empachosos. Y vosotros ya habéis empezado a trabajar, los abuelos tiene cosas que hacer y no sabéis que hacer con ellos (en el buen sentido, jeje). Y empieza el cole. ¡Bien!. Después de despertarlos por la mañana los llevamos a clase, vuelven al medio día, comen y vuelta a clase. Y por la tarde hacen los deberes y nos cuentan qué han hecho ese día. ¿No es fantástico? ¡Si hasta tienen sueño para irse a la cama!

Foto propiedad de Encarni Alvarez (Flickr)

Razón número tres: Llegada del otoño. Nadie va a negar que Granada es preciosa en verano, sobre todo en las noches de Julio y Agosto, pero tampoco vamos a negar que hace mucho calor. Mucho calor. La verdad, nosotras agradecemos que las temperaturas se suavicen, permitiéndonos salir a pasear más temprano, practicar deporte al aire libre y poder ir de compras sin pasarlo mal. Además, ¿A quién no el gusta Granada en Otoño? La Alhambra en tonos rojizos al atardecer con su falda cubierta por vegetación del mismo color que el palacio. ¡Precioso!. Las calles del centro con esos tonos ocres que resaltan la arquitectura clásica de sus edificios más emblemáticos… Si aún no conoces Granada en otoño, tienes que venir a conocerla. No te arrepentirás.

Razón número cuatro: ¡La nueva moda de otoño!. En septiembre llega toda la ropa de nueva temporada: camisas, faldas, pantalones, chaquetas, abrigos, zapatos, jerséis… ¿Te gusta ir de compras?¿Te gusta la moda? Entonces seguro que te encanta septiembre. Y no será por falta de tiendas en Granada. Y para ellos también hay muchas cosas ;p

Con estas cuatro razones queremos que veáis que septiembre no es el mes del fin de las vacaciones, sino el mes de inicio de temporada, y así lo miréis con otros ojos. No es un final, sino un comienzo.

¡Viva septiembre!